jueves, 6 de abril de 2017

Ya queda poco pero el miedo sigue ahí

Tenía tantas ganas de pasar por aquí!!
De deciros que todo va bien!!
De deciros que mi nena en nada está en mis brazos!!
De compartir con vosotros el momento de felicidad tan enorme y a la vez de cague que estamos viviendo!!
....
Y es que a la vez de sentirme afortunada, me daba tanto miedo que saliera mal, me daba tanto miedo que se volviera a estropear, que la vida nos enseñara su cara fea y oscura que ese miedo me hacía alejarme de todo lo relacionado con esta dura experiencia, pasaba de puntillas por aquí pues necesitaba saber de vosotras pero me dedicaba a otras cosas, entre ellas trabajar, que por suerte trabajo no me falta y a seguir mi lema, ya sabéis: "disfrutar de los pequeños detalles que la vida nos pone delante y a veces no somos conscientes y amar mucho (la vida, las personas, los animales, los momentos...amarlo todo"

Así que vuelvo por aquí para deciros que todo va bien y para deciros lo que a mi me gustaba leer en su momento y que me transmitían un poco de luz y de esperanza en mi incertidumbre de si lo iba a conseguir. 
 
Yo tenía claro que lo conseguiría, pero también tenía claro que la vida es muy dura, pero no solo para nosotras o para una misma, sino para todos. Todas las personas viven momentos duros, ásperos y amargos. La vida es así y lo tenemos que aceptar. Tenemos que educarnos para saber vivir con ello. Y aunque yo siempre he sido de creer en mi, a veces en este aspecto flojeaba y pensaba que igual no lo conseguiría jamás. Pero de repente pensaba que eso tampoco sería un problema si sabía canalizar ese dolor y lo empleaba para hacer mi vida diferente, siendo o no siendo mamá.

Ahora embarazada a punto de tener a mi bebé, cuándo pienso en todo el tiempo que ha pasado, todo lo que he luchado, todo lo que he sufrido, las lagrimas, el dolor, el miedo, la perdida, el sacrificio, las ganas de ser mamá y no poder, todavía me duelen esos pensamientos, aunque parece que menos, y lo que más me duele es el tiempo, que al final es lo que no podemos recuperar.
Me da mucho vértigo mirar y ver el carrito preparado para mi peque, me da un respeto alucinante entrar en su habitación y ver sus cositas. Que hasta hace una semana ni tenía...porque me daba pánico que pudiera pasar algo. Y todavía me acechan ese tipo de pensamientos aunque los echo enseguida, pero ahí están. Y sé que luego vendrán otros miedos diferentes... 

Todo el mundo me decía que se me estaba echando el tiempo encima, que como que no teníamos el carro comprado, la cuna montada o cosas así... y yo ponía de excusa el trabajo, pero amore y yo sabíamos que era puro miedo.
Aunque habíamos pasado todas las ecos, aunque mi barrigota ya estaba de un tamaño considerable, aunque mi peque se movía y me daba seguridad, a mi me daba pánico mirar las cosas de bebé, comprarle ropita o algún detalle, y comprar la cuna el carro o cosas así para mi era inviable, me bloqueaba.

Y hasta hace nada no nos lanzamos a ello, a sentirme una embarazada más, bueno, una más no, no somos una más, esa es la verdad.

Igual que con las clases de preparación al parto o de lactancia, no las he hecho hasta el último momento, por el mismo motivo.

Pero bueno, eso son huellas que quedan de nuestras vivencias como las dejan cualquier otras vivencias. Nos hacen ser nosotros mismos, darnos cuenta de lo que somos capaces de soportar, de gestionar y de canalizar.

Nos ha hecho darnos cuenta del amor tan enorme que sentimos amore y yo, de lo fuerte que es nuestro compromiso aún sin estar casados y de lo estable que es nuestra relación.

Todo esto hará que valoremos ciertas cosas de la vida que no hubiera sido así de otra manera...y no digo que sea genial pasar por aquí, no digo que ahora tenga que dar gracias por haber pasado estos años luchando contra la infertilidad y poniendo en riesgo mi salud por los tratamientos, no digo eso, pero lo que si que digo es que la vida es dura, la vida es ingrata, la vida te da lecciones al igual que alegrías y momentos de felicidad, y si a mi es esta la que me ha tocado vivir lo acepto y lo gestiono lo mejor que pueda. Porque no puedo luchar contra la vida ni las vivencias ni tu tampoco amiga, pero lo que si que podemos hacer es intentar llevarlas lo mejor que podamos y que nos afecten lo menos posible, con momentos de bajón y momentos de subidón.

Solamente puedes hacer una cosa, aceptarlo y tener un plan de acción. Para mi eso era fundamental. Y si necesitas algún periodo de descanso, tomarlo.

Y al final lo conseguirás, lo único es que tu decidirás si quieres llegar al final o tomas la decisión de parar antes, lo cual también es una buena elección. No necesariamente has de llegar al final.

Y bueno, esto es todo por hoy, en breve pasaré por aquí para presentaros a mi bebita y supongo que para despedirme de vosotras, no sin antes volveros a dar las gracias por acompañarme y dejar que yo os acompañara en este viaje que es la vida.

Un besazo,

Memole a punto de ser mamá...





sábado, 31 de diciembre de 2016

Feliz 2017

Hola amigas,
no podía terminar este año tan intenso sin pasar por aquí para desearos lo mejor para el 2017.
Sé que hace mucho que no escribo, ha sido un cúmulo de tantas emociones (alegría, felicidad, miedo, incertidumbre...) que no sé por qué necesité alejarme un poco de todo lo relacionado con la parte dura del embarazo y eso supuso que mi mente bloqueara este apartado de mi vida tan importante que es esta ventana a otras vidas que sufren y viven lo mismo que yo, de una manera u otra, parecida, similar, diferente...pero siempre con un único fin, SER MAMAS.
 
Pero hoy que acaba el año, hoy que doy gracias por lo que está creciendo dentro de mi y hoy que aún llena de amor no puedo evitar sentir pánico a volverlo a perder, quería deciros hola. Quería desearos que el 2017 venga lleno de sueños hechos realidad para todas nosotras, mamás luchadoras, mamás campeonas...porque nos lo merecemos, nuestros bebitos se lo merecen y nuestras parejas también.
 
No podía dejar de asomarme a esta ventanita que tanto me ayuda en los momentos complicados de esta andadura, esta ventanita que me ha hecho feliz en ambas direcciones, bien leyendo vuestros mensajes de apoyo y ánimo en los peores momentos o bien escribiendo para esas personas en la misma situación que yo he vivido y que luego con sus mensajes en los que me decíais que mi historia y mis entradas os ayudan a continuar en vuestra lucha me hacían feliz.
Me hace taaaannnn feliz!!!
Y ver lo que os alegrasteis por nosotros cuándo llegó nuestro regalo y ver que me dejasteis mensajitos escritos con el corazón. Porque aquí todo es anónimo, nada tiene un doble sentido ni un interés...si nos dejamos mensajes y nos decimos palabras de aliento, de ánimo o de felicitación, están sacadas del corazón.
Así que no podía ser de otra manera que hoy estuviera aquí despidiendo, con vosotras amigas, el 2016 y dando la bienvenida al 2017.
 
Os diré que estamos muy bien. Os diré que la vidita que crece dentro de mi es una nena, una princesa. Os diré que sigo teniendo pánico a que algo salga mal, a que este cuento tan maravilloso termine sin su final feliz. Pero luego, me repito que no tiene por qué salir mal, que todo va a ir bien y que mi peque ya es lo bastante grande y está lo bastante cogidita a mi para no soltarse hasta que llegue su momento.
 
Os diré que ya estamos preparando su habitacioncita, ya estamos mirando carritos y cunitas y ya es real. Ya no es algo de lo que no queremos ni pensar por miedo a que se escurra entre mis manos.
 
Os diré que papi está tremendamente feliz, que duerme por las noches con la mano encima de su nena y que a mi se me saltan las lagrimas de los ojos.
 
Os diré que ya la noto en mi, moviéndose y jugando en su habitacioncita que con tanto amor y con tanto esmero me ha costado preparar.
 
Y podría seguir contándoos cosas maravillosas y otras menos buenas pero aún así necesarias para que todo esto siga su proceso, como las nauseas, los mareos, las angustias...
 
Pero por último, prefiero deciros a vosotras que todavía lo estáis intentando, ya sea hace poco o hace mucho, que sigáis con vuestro plan, que sigáis luchando porque se consigue. Seguid teniendo claro el objetivo pero sin descuidar vuestro día a día, sin descuidar esos momentos que pasarán ante vosotros y que son también maravillosos, momentos que llenan la vida y la hacen mágica. Recordad que ser mamás no es lo único en la vida, hay otras cosas, otras personas, otros momentos...que hacen grande vuestra existencia. Que no gire todo en torno a este tema, al tratamiento, a la infertilidad...De verdad, que esto es fundamental, os lo digo por experiencia.
 
Y a mis amigas que estáis por aquí pero que ya sois mamis, aún costándoos más o menos, gracias. Gracias por seguirme y gracias por vuestras palabras en cada uno de los momentos.
 
Ahora me doy cuenta de que sin todas vosotras nada habría sido igual.
 
Así que Feliz 2017 a todas y a todos...y mientras estéis recibiendo al Nuevo Año con vuestras uvas y la copa en la mano, visualizar vuestro sueño, hacedlo real, haced que llegue a vosotros. Yo lo visualizaré a mi pequeña en brazos de su papi al lado mío y dentro de poco espero que sea real.
 
Memole y el 2017...♥

miércoles, 12 de octubre de 2016

Tu eres real ♥

Y aquí estamos, poco a poco creyéndonos que tu eres real.

Ya te hemos visto en varias ecos y hemos escuchado tu corazón varias veces...y la mami en todas termina llorando. Me encanta llorar de alegría!!
Me encanta llorar de emoción!!
Llevo en el móvil la grabación que me hizo el papi de la primera eco en la que escuchamos tu corazoncito y no paro de escucharla y mirarla. Es tan bonito escucharte!!

Todavía somos cautos, todavía no lo hemos hecho público, solo a la familia cercana. Y hoy que ha sido fiesta y nos hemos ido de comida los 3 (porque ahora ya somos 3) ha sido la primera vez que amore ha empezado a hablar del futuro...me ha entrado un cosquilleo en la barriga de alegría y al mismo tiempo me ha dado un poquito de miedo, como si fuera un sueño del que estoy esperando despertar.

No lo puedo evitar, supongo que debido a lo que hemos pasado y lo que nos pasó, es el propio mecanismo de defensa y de protección el que nos hace no emocionarnos excesivamente, no hablar demasiado pronto de ti, no pensar en una realidad sino en una posibilidad...

Pero ya me empiezo a cansar, ya han pasado las semanas más delicadas. Ya nos han hecho la eco importante y nos han dicho que todo va bien, y aunque sigo sin tener mucha barriga, solo una poquita y solo por las noches, sé que estás en mi, sé que ya no estoy nunca sola y sé que eres real y que eres el amor de mi vida.

Así que estamos organizando una comida familiar en unas semanas para hacerlo publico, queremos que se enteren todos a la vez y queremos disfrutar mucho de cada momento contigo desde YA.

Así que así estamos familia!!
Felices y contentos pero sin pensar en el futuro, solo vivimos el presente. Disfrutamos de las nauseas del momento, de la eco del día, de la visita a la matrona, de las analíticas y la prueba del azúcar, de los besos del papi en la barriga...lo vivimos y disfrutamos todo pero sin adelantar acontecimientos...

Y ahora si que me gustaría dirigirme a vosotras, a vosotras amigas que me leéis y que estáis como yo hace un tiempo. Se que es duro el camino, lo sé por experiencia.
He tenido momentos muy duros, momentos en los que pensé que no lo conseguiría y ahora aún en el punto en el que estoy del camino a veces me tiemblan las piernas si lo pienso, si pienso que algo malo puede pasar...y es que esta experiencia que nos ha tocado vivir es complicada y es dura pero también es la vida.
Porque la vida no es sencilla, la vida es dura, es corta o larga según se mire y la vida es amarga y dulce a la vez. Así que no te desanimes, si tienes claro cual es tu deseo lucha por él, sigue intentándolo aunque a veces creas que ya no puedes más. Yo he estado mucho tiempo, yo he pasado por todos los episodios posibles, los que leía y pensaba que a mi no me pasarían me han pasado, los he vivido...
Así que si tu estás en ese momento de tristeza, de ansiedad o de desanimo, no te hundas. Llora lo que tengas que llorar, cágate en todo si lo has de hacer, date el capricho que más te apetezca, cómprate la ropa más cara que veas o vete a tu restaurante favorito (en mi caso me hinchaba a comer sushi y la ropa ya no me cabe en el armario) y luego ponte delante del espejo y repítete que lo vas a conseguir, que estás en el camino correcto para conseguirlo, que sabes dónde vas y que tienes un plan, pero que todavía no es tu momento, pero éste llegará.

Yo el día que me dijeron que había abortado no me lo podía creer. Había pasado de ser extremadamente feliz por tener a mis dos estrellitas en mi, a sentirme desgraciada, vacía, sin vida...Después de todo lo que había luchado y lo que me había costado no podía creer que se hubiera esfumado mi sueño así...fue el dolor más fuerte, intenso y amargo que jamás podré sentir.
Pero al poco tiempo lo vi claro, solo me importaba recuperarme, sanar mi cuerpo y mi alma para volver a intentarlo. Había estado muy cerca de conseguirlo y podía volverlo a hacer. Lloré mi pena, consolé a mi roto corazón, expulsé de mi la rabia y la angustia cogí la mano de amore y juntos miramos hacía adelante, hacía nuestro sueño...

Así que quería recordaros eso, que es el mensaje que me digo todos los días a mi misma: estamos en el camino correcto, tenemos claro cual es nuestro sueño y tarde o temprano lo conseguiremos, porque somos unas luchadoras.  
Estoy segura de ello.

Un besazo fuerte!!

sábado, 10 de septiembre de 2016

Poquito a poco un sueño más real

Buenos días.
Quería daros las gracias por vuestros comentarios pues me ayudan mucho a vivir este momento con más realidad y con menos miedo. Aún así no os voy a engañar, tengo momentos que me muero de miedo de pensar que mi sueño se pare y últimamente sin quererlo a veces vuelve a mí el momento más duro de mi vida y lo que sentí.
Hoy por ejemplo me he vuelto a pesar y ya he adelgazado 2 Kg. Que he de decir que no está mal pues realmente me sobran 6, pero claro este tema a mí me preocupa. Y mi cabeza se acelera. Que si hay una habichuela dentro de mi tendría que estar engordando, que si adelgazo es que hay algo que no va bien, que si no noto angustias por las mañanas pero si por la noche es muy raro, que si hoy no me he mareado....bueno, que os voy a contar!!!
Hasta hoy he estado mirando aparatos de esos que hay para oír el latido de tu bebé en casa!! Ay mare!!! Que me estoy volviendo loca!!!
Y también he hecho dos intentos de irme al médico a que me confirmen que mi bebito está ahí tan ricamente durmiendo y creciendo, pero amore me ha dicho un NO rotundo. Me ha dicho que está todo bien y que nos esperaremos a la eco con mi nueva gine, que me va a llevar de momento el embarazo. 
Así, que solo puedo esperar hasta volver a ver y a oír a mi chocolatina. Mientras tanto, yo sigo en mi línea, me acaricio la panchita mucho, le canto mantras por la mañana y hago un poquito de meditación por la tarde...y por el día intentó llevar una vida normal aunque me vaya durmiendo por los rincones y me pase el día comiendo pequeñas cantidades de comida sin ganas cada media hora.
Y a veces, me emociono y lloro de emoción, de ilusión y de alegria. De verme un poquito más cerca de mi sueño. Y también a veces me permito la licencia de mirar, así de pasada, en internet una cunita o un almohadón de lactancia, pero eso me cuesta más, es como si todavía no me tocara y en cuanto me doy cuenta apago el móvil y me pongo a hacer otra cosa.
Ay, qué difícil y maravilloso es!!!

Mi plan: Intentaré pasar la semana que me queda hasta mi eco lo más tranquila posible y disfrutando del momento. 
Y es que Memole, que te quede claro cariño!! estás embarazada!!! Jijijiji
Un besote fuerte!!!

martes, 6 de septiembre de 2016

Feliz, feliz, feliz

FELIZ, FELIZ, FELIZ

No puedo estar más feliz!!
Hoy ha sido la eco, la deseada y ansiada eco.
Yo no podía evitar pensar en que podía pasar algo malo, aunque me lo quitaba rápidamente de la cabeza, no quería pensar en negativo!!
pero era incontrolable.

En seguida nos hicieron pasar y mi Doctora no me hizo esperar nada y lo agradecí un montón. Así que pasé para que me hiciera la eco y sin darme tiempo a ver mucho en la pantalla me dijo, ya lo he visto, está todo bien así que ahora ya tranquila que voy a verlo todo más detenidamente.
Y yo empecé a llorar!!
Necesitaba oir esas palabras tanto y tan rápido, no como en la anterior eco que casi me muero.

Y empezó a medir el saquito y a explicármelo, me enseño el circulito que es la vesicula vitelina y luego nos enseñó a nuestra chocolatina. La midió y nos dijo está perfecto. 

Y entonces lo oímos latir, era el sonido más bonito y mágico del mundo y yo no podía dejar de llorar y papi no podía dejar de reír.

Para mi sorpresa e incluso pena me dieron el alta, no me lo podía creer. ¿Ya? ¿tan pronto? Me daba hasta miedo, pero Juana me dijo que estaba todo fenomenal y que iba a ir muy bien y que tenía ganas ya de que descansara y desconectara de la clínica...y es verdad que es necesario pero es raro, la verdad...aunque las ecos importantes me las haré allí.

Pero bueno, sobre esto ya escribiré un día, de momento este post es para deciros que todo va genial y que si hay alguien feliz en el mundo ¡¡soy yo!!

Eso sí, lo estoy pasando bastante mal con las angustias, mareos y molestias por ahí dentro. Es duro porque el calor tampoco me ayuda y pienso si es normal o no tener tantos efectos negativos, pero entiendo que si!!! Por lo tanto feliz!!


Memole + ♥ HAPPY!!

viernes, 2 de septiembre de 2016

De vuelta de vacaciones


Hola familia,
¿Qué tal todo? ¿qué tal el verano?
Para nosotros la verdad es que ha sido un verano especial, complicado y mágico a la vez.
Ha sido una mezcla de todo, de momentos emocionantes y momentos amargos llenos de miedo, pero siempre hemos intentado que los buenos momentos y los pensamientos positivos ganaran a los malos. Así que seguimos aquí felices y avanzando, que es lo importante.

Así que con esta mezcla de sentimientos y de sensaciones hemos llegado a septiembre.

¿Qué cómo estamos?
Pues bueno, empezaré por el papi. Él está súper emocionado y aunque es el más cauto de los dos, le noto feliz pensando en el bebito que llevamos dentro. Me da muchos besitos, me acaricia la barriga con miedo pero con mucho amor. Y me pregunta que qué es lo que siento...
Y ahí entro yo, yo me siento feliz y radiante aunque con miedo, la verdad. Ya tengo experiencia en ver como en 1 segundo se esfuma todo un sueño de una vida y me da pánico recordar ese momento tan amargo, pero por otro lado y siguiendo vuestros consejos que me los leo y releo mil veces, pues soy positiva y sé que todo va a ir genial.

Por otro lado está la parte física y llevo unas semanas horribles, con angustias y mareos, en lugar de engordar he adelgazado un kilo y está siendo duro, pero solo con pensar que esto es una prueba de que mi lentejita está ahí cogida a mi y creciendo, pues entonces lo llevo lo mejor que puedo y se me pasan todos los males. Pero con lo comedora que yo soy, me teníais que ver...no me entra nada!!
Por otro lado me encuentro muy cansada, aunque supongo que esto también se debe a tanta progesterona, espero que me lo quiten pronto y que estos efectos sean solo al principio, y el calor que tampoco ayuda mucho.

Así que así estamos por aquí, se ha hecho dura la vuelta al trabajo por lo rarita que estoy pero por muy duro que todo sea estamos muy felices!!

Os doy las gracias otra vez por leerme, sois muchas las personas que me leéis aunque no me dejéis comentarios, y eso para mi es muy importante pues hace que este blog además de ayudarme a sobrellevar este duro camino tenga todavía más sentido...y eso también me hace muy feliz.

En breve os cuento como me va mi siguiente eco. Me muero de ganas de ver a mi lentejita como va creciendo...

Un beso fuerte!!

Memole + ♥

lunes, 22 de agosto de 2016

La Eco

Al final llegó el día. Por fin me iban a hacer la eco. Yo estaba muy nerviosa. Mi vida podia cambiar en un instante y yo eso por desgracia ya lo había vivido.
Como no, tuve que esperar bastante, ya sabemos que mi doctora se retrasa bastante de la hora que te dan. Así que la espera fue horrible pero al final nos tocó.
Pasamos y entró primero un doctor nuevo que hay en la clínica al que Juana parece que le está enseñando. Me dijo que pasara y que ahora vendría Juana. Menos mal!! Pues yo quería que fuera Juana y al principio pensé que me atendería solo él.

Me empezó a hacer la eco y enseguida vi en la pantalla un solo saquito. Me puse un poco triste, pues yo siempre había dado por hecho que iban a ser dos...

El Doctor estaba callado mirando y mirando el saquito, pero no decía nada. Amore me cogió de la mano pues también estaba nervioso y no sabíamos que pasaba. Al final le dije: o me dice algo o me muero de un infarto!!

Pero tampoco sirvió de mucho...dijo, aquí está el saquito y lo empezó a medir y remedir...y otra vez en silencio....

Y cuando yo ya me quería morir entró Juana y me  sonrió y cogió el ecografo y dijo, muy bien, el saquito está muy bien colocado...y tiene un buen tamaño...y yo suspiré...y amore y yo nos miramos un poquito más tranquilos. Menudo susto leche!!

Le comenté  que me preocupaba si el otro renacuajo estaba en algún sitio mal colocado dado los dolores y molestias que notaba y me dijo transmitiendo tranquilidad que ahora nos asegurábamos de que no estaba en ningún sitio que no tuviera que estar...me miró los ovarios, revisó el utero y volvió a mirar mi saquito. Me dijo que estaba todo bien, que uno era lo natural y que ponian 2 para que se quedara 1. Así que era un éxito.

Yo estaba muy feliz, me daba un poquito de pena porque todos estos días había pensado siempre en plural y la beta era alta, 650, por eso me costaba un poquito asumirlo. Pero bueno, igual que me costaba asumir que se había quedado mi lentejita junto a mí. En esta lucha, cuesta tanto de asumir las cosas, a veces incluso parece que asumes más fácilmente las cosas malas que las buenas...

Así que ahí estábamos amore y yo, radiantes de felicidad, llorando de la emoción y de la tensión acumulada  y como no, viviendo  el momento con cautela, como un poco de lejos, no sea cosa que no sea nuestro momento y nos tomemos privilegios que no debamos.

Pero algo me quería decir en mi interior que sí que era nuestro momento, esta vez sí!!

Y decidimos irnos a celébralo mano a mano a comer, a un sitio que me encanta en la playita a orillas del mar...a reír, a suspirar, a vivir el momento, porque ese momento sí que era real y nuestro y queríamos saborearlo hasta el final.

Memole + 1